LIMA UNA CIUDAD DE OPORTUNIDADES

Lima no es tan fea como la “pintan”. Lima es una ciudad de oportunidades. Cuando uno pregunta a un provinciano peruano que ha tenido la experiencia de viajar a Lima y estar allí por un tiempo, generalmente responden; Lima es horrible, es fea, contaminada y llena de delincuencia.
Pero afirmar que Lima es una ciudad fea es una afirmación que cae en una simple forma de ver a la ciudad capital, en unos pocos de los tantos ángulos en los cuales se la puede ver y catalogar.
Pasear por Lima no se debe limitar a visitar sus plazas, calles, centros comerciales. El ciudadano que se involucra con el arte puede visitar museos, centros de exposiciones, teatros, entre otros. El que quiere imbuirse de conocimientos e innovación debe visitar las universidades y asistir a eventos que estas organizan para difundir el espíritu emprendedor. Para ello tenemos el CIDE PUCP, Emprende Usil, Emprende UP,  entre otros tantos. Asimismo, tenemos las incubadoras de negocios de la PUCP, USIL, UP, por no mencionar todas. Hay instituciones privadas que promueven el emprendimiento y la innovación como Starcamp, Wayra, etc. Que generan un ecosistema emprendedor, aún incipiente, pero existente. También hay emprendedores sociales como Mariana Costa con Laboratoria, y Ongs como Ruwasunchis, que luchan trabajando por la inclusión de los que menos tienen.
En Lima, por ser la capital del Perú, un país con una economía estable y en crecimiento se dan las siguientes situaciones:
a) Hay presencia de empresas transnacionales, organismos de gestión, investigación y consultoría;
b) Hay una mezcla multicultural de pobladores nacionales;
c) Existe un cierto prestigio por la difusión de expresiones artísticas y científicas; y
d) Tiene un alto número de turistas internacionales que la visitan constantemente.
Asignarle el calificativo peyorativo de “fea” está lejos de hacerle justicia a una ciudad que crece y dinamiza toda la economía nacional. La mayor fuente del PBI del país, la genera Lima.
Lima se caracteriza por una fuerte presencia provinciana, con gente pujante que emprende micro empresas y pequeñas empresas que dan impulso al crecimiento de la economía nacional.
Eso sí se ha ganado el calificativo de «ciudad violenta» por la inseguridad ciudadana. Tema en el que sus autoridades hacen poco o casi nada.
Aunque no se registra una actividad artística significativa, en Lima se puede disfrutar de arte, como la del prestigioso artista Marcelo Wong y otros representantes del arte nacional.
La producción científica la lidera la Pontifica Universidad Católica del Perú, seguida de la Universidad Cayetano Heredia, la Universidad Nacional de Ingeniería y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. La producción científica en las universidades es limitada y su difusión es precaria, Pero existe, aunque no es difundida por los medios de comunicación que distraen a los ciudadanos con espectáculos poco útiles e intrascendentes.
Así la próxima vez que visites Lima no solo te horrorices con su tránsito caótico, con su desmedida contaminación ambiental, con los cerros de basura acumulada, con los orates que circulan libremente por la ciudad o con la delincuencia incontrolable que prevalece en ella.  Visita sus universidades, visita sus museos, visita sus centros de emprendimiento, conversa con su gente, conversa con los jóvenes de las universidades y verás otra Lima. Te darás cuenta de que no es tan horrible como la “pintan”. Quizá encuentres oportunidades no vistas, quizá encuentres contactos para empezar un negocio, o hasta en el mejor de los casos un inversionista que quiera invertir en tu idea de negocio que revolucione el mundo.

Deja un comentario